El ciclo del nitrógeno en acuario de agua dulce

El ciclo del nitrógeno es un proceso fundamental en nuestros acuarios, conocerlo y comprenderlo es necesario si queremos que nuestros peces y plantas se encuentren en perfectas condiciones.

Sin entrar en detalles teóricos y centrándonos en el aspecto más práctico que todo aficionado a la acuariofilia debe conocer, el ciclo del nitrógeno no es más que el proceso químico que se desarrolla en nuestro acuario y que posibilita la habitabilidad del agua. Como he comentado en otras ocasiones, el agua de grifo por si sola no es suficiente para que nuestro acuario sea habitable por peces y otros organismos acuáticos, se requiere que se desarrollen ciertas bacterias que posibiliten su habitabilidad, estas bacterias llamadas bacterias nitrificantes, requieren de varias semanas hasta que exista una colonia suficientemente amplia para soportar el ecosistema que tendremos en nuestro acuario.

Etapas del ciclo del nitrógeno

Amoniaco/amonio

Al introducir peces, plantas u otros organismos como caracoles o gambas en nuestro acuario, estos producen desechos, como cacas o restos de hojas. Al mismo tiempo al alimentarles quedan algunos restos de comida que no han sido engullidos por los peces. En definitiva todos los restos de desechos que se acumulan en el acuario se van descomponiendo y de su descomposición se produce amoniaco/amonio dependiendo el nivel de PH de nuestra agua, si el PH es elevado se producirá amoniaco que es altamente tóxico y mataría a toda forma de vida que se encuentre en el acuario. Por su parte si el PH es bajo se formaría amonio, que es inocuo.

Nitritos NO2

En cualquier caso tanto el amoniaco como el amonio, aunque especialmente el primero, debe ser eliminado de nuestra agua. Para ello, pasados unos cuantos días desde el llenado y la puesta en marcha del filtro empiezan a proliferar unas bacterias llamadas Nitrosonomas, estas bacterias se alimentan del amoniaco y del amonio producido por los desechos, ha comenzado el ciclo del nitrógeno.

El problema viene cuando las bacterias Nitrosonomas producen sus propios desechos, en este caso son nitritos NO2, este derivado del nitrógeno también es altamente tóxico para nuestros peces y animales acuáticos de forma que cualquier concentración por pequeña que sea de nitritos NO2 hará que, bien mueran o bien sufran importantes malformaciones.

Para saber más sobre los nitritos puedes leer nuestra entrada Los nitritos NO2 en acuario de agua dulce.

Nitratos NO3

Al incrementarse la concentración de nitritos NO2 en el agua, surge una nueva colonia bacteriana en este caso llamadas Nitrobacter, este tipo de bacterias se alimentan de los nitritos NO2 haciendo que su concentración en el agua de nuestro acuario sea de 0ppm.

Una vez alimentadas de nitritos NO2, las Nitrobacter evidentemente también producen sus propios desechos, en este caso otra forma del nitrógeno, el nitrato NO3. Por suerte para nuestros peces el nitrato NO3 únicamente es tóxico en concentraciones muy elevadas del mismo, por lo que tenemos margen antes de que sea dañino para ellos. Además, el nitrato NO3 es un alimento para las plantas acuáticas, de forma que si tenemos un acuario plantado serán en gran medida las plantas quienes se encarguen de mantener el nitrato NO3 en bajas concentraciones.

Pero, ¿qué ocurre si las plantas no son suficientes como para absorber todo el nitrato NO3? En caso que exista un excedente lo normal es que aparezcan algas en nuestro acuario, unos indeseables visitantes que una vez que aparecen muchas veces son difíciles de eliminar. Además como he dicho antes, si la proporción de nitratos NO3 es elevada sí que afectará a nuestros peces, una concentración elevada se considera a partir de unos 30ppm.

Si quieres saber más sobre los nitratos puedes leer nuestra entrada Los nitratos NO3 en acuario de agua dulce.

ciclo del nitrogeno
Ciclo del nitrógeno

Como poner en marcha el ciclo del nitrógeno

Que el ciclo del nitrógeno se ponga en marcha en nuestro acuario es algo natural que por nuestra parte no requiere prácticamente ninguna acción. Únicamente debemos llenar el acuario de nuestra agua de grifo, poner en marcha el filtro y empezar a añadir diariamente unas pizcas de comida. Al no haber ningún pez en el agua, la comida quedará a la deriva y empezará a descomponerse, una vez esté en descomposición las bacterias nitrificantes empezarán a aparecer de manera natural en nuestro acuario.

Como sabemos que el ciclo del nitrógeno ha terminado

Siguiendo nuestro esquema anteriormente explicado, el ciclo del nitrógeno quedaría concluido cuando los nitritos NO2 han quedado totalmente eliminados del agua y los nitratos NO3 han comenzado a incrementarse. En este momento podríamos dar por finalizado el ciclado de nuestro acuario y sería apto para albergar los primeros peces y otros organismos acuáticos.

Aún así habría que empezar con precaución dado que nuestra colonia bacteriana tiene un tamaño suficiente para deshacerse del amoniaco/amonio así como de los nitritos NO2 pero sin haber tenido peces aún en el agua, de forma que al introducir los primeros la carga biológica de los mismos deberá ser atendida por nuestra colonia de bacterias. Dicho de otro modo, debemos introducir nuestros peces poco a poco, 2 o 3 peces cada vez y no todos en una única ocasión porque de hacerlo así es posible que nuestras bacterias no sean capaces de asumir todos los desechos adicionales y por tanto no puedan eliminar las sustancias tóxicas del acuario.

ciclado de acuario, ciclo del nitrogeno
Ciclado de acuario

Una vez que el ciclado del acuario ha finalizado

Por supuesto hasta que el ciclado del acuario no esté totalmente finalizado no meteremos ningún pez ni organismo acuático. Para asegurarnos de que el ciclado ha finalizado deberemos hacer test periódicos de nitritos NO2 y nitratos NO3, aunque no antes de los 20 días porque sería altamente improbable que hubiera finalizado antes de ese tiempo. Cuando en varias medidas los nitritos NO2 nos den una lectura de 0ppm y los nitratos NO3 se estén incrementando será el momento de hacer un cambio de agua de alrededor del 20%.

Dejaremos unos días más y realizaremos nuevamente los test para confirmar que no hay nitritos NO2 en el agua y que los nitratos NO3 son tolerables para los peces. Después realizaremos el test de PH, GH y KH para conocer cuales son los parámetros definitivos de nuestra agua y, en consecuencia, comprar peces acordes a dichos parámetros.

Ya podemos introducir nuestros primeros peces

Una vez haya finalizado el ciclado, podemos empezar a introducir nuestros primeros peces de manera paulatina, 2 o 3 cada vez, de forma que la colonia bacteriana tenga capacidad de asumir la nueva carga biológica del acuario. Si introducimos muchos peces al mismo tiempo podría darse el caso que los desechos producidos sean demasiados para que nuestras bacterias puedan procesarlos y aparezcan nitritos NO2 con las terribles consecuencias que ya hemos comentado.

Y después… mantenimiento del acuario

Una vez hayamos incluido nuestros peces debemos realizar cambios de agua periódicos, aquí creo que hay gran controversia entre aficionados, algunos hacen grandes cambios de agua muy a menudo y otros dejan pasar más tiempo entre cambio y cambio. En mi caso y por mi propia experiencia suelo realizar un cambio de en torno el 20% cada 15 días y me ha funcionado bien. Aunque debemos recordar que cuanto mayor sea nuestro acuario y más litros de agua tengamos las variaciones en los parámetros serán menos súbitas que en un acuario de menor tamaño, en mi caso cuento con una urna de 300 litros por lo que un cambio del 20% no supone una alteración significativa del agua.