Calentador de acuario, pieza clave de nuestro equipo

calentador acuario

El calentador de acuario, también conocido como termocalentador, es otra de las piezas fundamentales en el acuario. Se debe tener en cuenta que los peces de agua caliente y los peces marinos necesitan una temperatura determinada y, además, estable.

Tan importante es que el agua del acuario tenga una temperatura adecuada para los peces como que esa temperatura se mantenga sin grandes fluctuaciones. De hecho, variaciones importantes de temperatura pueden generar estrés en los peces y, claro está, si la temperatura baja o sube demasiado podrá producirles la muerte. De ahí la importancia de contar con un calentador de garantía.

Tipos de calentadores de acuario

Dentro de la gran variedad de calentadores o termocalentadores de acuario existentes, se pueden dividir en tres tipos, calentadores internos, externos y de fondo.

Calentador de acuario interno

Los calentadores internos son seguramente los más habituales en la acuariofilia. Como su propio nombre indica se instalan dentro de la urna en contacto directo con el agua.

Su mecanismo es simple, una resistencia encapsulada en cristal que con el paso de electricidad se calienta. De forma que al estar metido en el agua hace que también se caliente. También es necesario que incluyan un termostato, de esta forma se encienden y se apagan automáticamente en función de la temperatura del agua.

Cuando la temperatura del agua baja del valor seleccionado, el calentador se pone en funcionamiento para restablecer la temperatura a ese valor.

Este punto es de extrema importancia, de no contar con un termostato el calentador seguiría funcionando elevando la temperatura del agua hasta que fuera mortal.

Dentro de los calentadores de acuario internos hay dos opciones para elegir.

Calentador colgante o de pinza

Básicamente son calentadores internos que no se deben sumergir en su totalidad. La parte superior, donde cuentan con el selector de temperatura y desde donde parte el cable de corriente debe estar al aire.

Su principal ventaja es su precio, suelen ser bastante económicos en comparación con otros tipos de termocalentadores.

Calentador sumergible

Como su propio nombre indica, este tipo de termocalentadores si se pueden sumergir en su totalidad.

Su gran ventaja es que pueden ser fácilmente escondidos entre la decoración del acuario de forma que sean prácticamente imperceptibles, mejorando mucho la estética.

Por contra son más caros, por lo que a la hora de elegir el calentador de acuario se deberá determinar si se prima la estética o la economía.

Calentador de acuario de filtro o externo

Otro tipo de calentadores son los conocidos como de filtro o externos, estos calentadores van colocados en el propio filtro del acuario de forma que, mientras el agua realiza el proceso de filtrado al mismo tiempo se calienta a la temperatura deseada.

Su gran ventaja es que no están dentro de la urna, por lo que ni tan siquiera se verá un cable de corriente saliendo del acuario, mejorando mucho la estética.

Por otro lado, es necesario contar con un filtro compatible con este tipo de calentadores, no siendo muy habituales. Además hay que contar con la distancia, dado que es posible que cuando el agua filtrada llegue a la urna de nuevo haya perdido parte de la temperatura, debiendo controlar especialmente este punto.

Calentador de fondo o de cable

Este tipo de calentadores no es más que un cable que se instala en el fondo del acuario, cuando la urna aún está completamente vacía. Una vez instalado es cuando se introduce el sustrato y demás decoración, junto con el agua.

La gran ventaja es que estéticamente no afea el acuario dado que únicamente saldrá de la urna el cable de corriente. Además el calor será muy directo y homogéneo en todo el acuario por instalarse a lo largo de todo el fondo. Esto provoca que las raíces de las plantas reciban calor muy directamente, lo que influye de forma muy positiva en su crecimiento.

Por contra muchos de ellos no cuentan con termostato, que como ya se ha comentado es totalmente imprescindible para la seguridad de nuestros peces tropicales.

También es un tipo de calentador que al instalarse de esta forma tan particular, en caso de fallo sería muy engorroso retirarlo. Eso sin contar la dificultad de instalar un calentador de fondo en el acuario una vez ya se encuentre en funcionamiento, siendo necesario desmontarlo por completo.

calentador acuario

Recomendaciones sobre el calentador de acuario

Una vez vistos los diferentes tipos de termocalentadores de acuario, es el momento de decirse por uno, aquí algunos de los aspectos a tener en cuenta antes de decantarse por un modelo u otro.

Lo importante son los peces

En primer lugar, se debe recordar que la supervivencia de los peces está estrechamente ligada a la temperatura del agua.

Si el filtro se rompe y deja de funcionar, no se escucharía el ruido de la corriente del agua al instante, tratándose de un fallo rápidamente detectado, contando con cierto margen de tiempo para hacerse con un filtro nuevo y ponerlo en marcha.

Sin embargo, si el calentador del acuario se rompe y deja de funcionar, no habría forma de enterarse dado que no hace ningún ruido cuando esta en funcionamiento. De forma que si es invierno con una temperatura ambiente fría puede que el agua se enfríe por debajo del límite adecuado.

También puede ocurrir precisamente lo contrario, si el termostato falla y no corta el funcionamiento del calentador cuando se llega a la temperatura marcada, el agua se calentará hasta hacerla inviable para los peces, muriendo todos ellos por un agua demasiado caliente.

En ambos casos el calentador fallaría y no hay forma de detectarlo, hasta que sea demasiado tarde.

Por tanto es muy importante comprar un calentador de acuario de calidad, aunque resulten algo más caros la vida de los peces depende de su correcto funcionamiento y su fiabilidad.

Tamaño y potencia adecuados

Una vez dicho esto, el calentador debe ser de un tamaño y potencia acorde al tamaño de la urna.

Si se monta un calentador de acuario de 25w para una urna de 100 litros será insuficiente, el calentador no es capaz de calentar el agua del acuario.

Esto hará que el calentador esté realizando un sobreesfuerzo al no alcanzar la temperatura marcada, no saltará el termostato y estará funcionando casi de manera continua, recortando la vida útil del aparato y con más opciones de fallo, con las consecuencias ya comentadas.

Si por el contrario se monta un calentador demasiado potente para el tamaño de la urna puede ocurrir todo lo contrario, que caliente demasiado el agua pudiendo matar a los peces.

En definitiva, se debe comprar un calentador con potencia adecuada para el tamaño del acuario, para acertar en la compra se puede seguir la regla general de 1w por cada litro de agua. Así, para una urna de 100 litros necesitaremos un calentador de 100w.

Esta regla se puede romper en lugares muy cálidos o muy fríos, dado que es posible que ni tan siquiera se necesite calentador por que la temperatura ambiente es adecuada o, por el contrario, un calentador más potente porque la temperatura ambiente es excesivamente baja.

Donde ubicar el calentador de acuario

Al igual que ocurre con el aire, el agua caliente se sitúa en la zona alta del acuario, mientras que el agua fría se sitúa en el fondo.

Con esta premisa es fácil entender que lo ideal sería colocar el calentador en el fondo del acuario, aunque no pegado al sustrato. De esta forma el agua fría del fondo se calentaría y con la corriente del filtro terminaría subiendo hacia la superficie. En este viaje se iría enfriando y volvería a bajar, realizando una circulación óptima de la temperatura del agua.

El problema que colocar el calentador tumbado en el fondo únicamente se puede hacer con los calentadores sumergibles o lograr el mismo efecto con calentadores de fondo.

Sin embargo, los calentadores más utilizados son los de pinza, por lo que no es posible conseguir ese efecto.

calentador acuario

La forma más parecida es colocar el calentador de pinza junto a la entrada del filtro que habitualmente se encuentra en el fondo junto al sustrato, ambos en posición vertical y en paralelo. De esta forma el agua fría del fondo se mezcla con el agua recientemente calentada por el termocalentador.

Ambas ya mezcladas viajan hasta el filtro y vuelven a la urna con una temperatura menor que la del agua fría del fondo, de forma que ese agua ya calentada se esparce por todo el acuario.

Si quieres saber más sobre el resto del equipo necesario para montar un acuario puedes leer nuestra entrada Equipo para acuario de agua dulce.

You Might Also Like

Back to top